proceso monitorio

¿Es realmente eficaz el proceso monitorio?

Según el artículo del abogado Jaume Perelló Salas, en el portal “Noticias Jurídicas”, el proceso monitorio es viable y realmente eficaz. Para ello pormenoriza los datos que a continuación resumimos.

En enero de 2001 el proceso monitorio fue la principal innovación jurisdiccional para la protección del crédito en España.

Su objetivo era dar mayor eficacia, rapidez y disminuir los costes del proceso en el cobro de deudas. Actualmente, se trata de un proceso enfocado en la reclamación de deudas dinerarias, líquidas, vencidas, exigibles y determinadas, principalmente para los pequeños y medianos empresarios, pero que también lo utilizan, las grandes corporaciones.

El procedimiento monitorio ha experimentado varios cambios, pero tras los mismos, el proceso ha ido perdiendo año tras año eficacia. No obstante, pese a que en nuestro ordenamiento jurídico existen otros medios para reclamar deudas dinerarias, el Monitorio es el más utilizado en la actualidad.

Si bien la facilidad y lo permisivos que son algunos Juzgados para admitir la oposición del deudor, aunque esta no se encuentre mínimamente fundada, provoca la dilación del procedimiento, precisamente lo contrario de lo que se intenta evitar con el uso de este procedimiento.

Una vez superado el umbral de los 2.000 €, es necesario el pago de Tasas Judiciales para las personas jurídicas. Por ejemplo, para una reclamación de 2.500 €, se deberán pagar en concepto de Tasas Judiciales, 112,5€ sin contar los honorarios de abogado y procurador. Estas tasas van subiendo de forma progresiva a medida que sube el importe de la deuda a reclamar.

Como conclusión, se trata de una herramienta útil y a la vez estricta toda vez que una persona pueda verse inmersa en un proceso ejecutivo por no haber  presentado su oposición en tiempo y forma.

En definitiva, el proceso monitorio será recomendado en mayor o menor medida dependiendo del caso. En unas ocasiones puede resultar el proceso que el legislador pretendía, rápido y eficaz, y en otras, puede suponer una mera dilación para el cobro de la deuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *