Despedir durante la baja médica ya es despido nulo

Despedir durante la baja médica ya es despido nulo

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea vuelve a dejar en evidencia a la legislación laboral española, en esta ocasión, a través del juzgado de lo Social número 33 de Barcelona, que ha declarar un despido nulo, ya que se produjo durante la incapacidad temporal de un trabajador (baja médica) siguiendo la resolución del Tribunal Europeo.

Se trata de un caso que marca precedente, ya que de no ser por la intervención de Europa, dicho despido hubiese sido improcedente en lugar de nulo.

La improcedencia de un despido y el despido nulo son radicalmente diferentes. Cuando el órgano judicial declara improcedente un despido, lo hace alegando que no hubo motivo para practicarlo, o que la decisión extintiva carece de los mínimos requisitos exigibles por la Ley.

Frente a ello se alza la declaración de nulidad, que se basa en que el despido se practicó vulnerando derechos fundamentales y libertades públicas, que ampara nuestra Constitución.

Lo más relevante son las consecuencias de tal declaración. En este sentido, si se declara la improcedencia del despido, o despido improcedente, la empresa deberá optar por readmitir al trabajador o indemnizarlo en la cuantía correspondiente al despido improcedente. Sin embargo, si se declara el despido nulo, la empresa no puede optar, por lo que deberá reincorporar al trabajador en su puesto de trabajo, abonándole los salarios de tramitación.

Como ocurrió en el caso de los interinos, la Justicia Europea tacha de discriminatoria la legislación española con los trabajadores temporales.  La novedad reside en que esta sentencia considera que el hecho de despedir al trabajador en situación de incapacidad temporal (baja médica) no es improcedente, sino nulo.

Por ello, el trabajador ha de ser reincorporado en la empresa, con idénticas condiciones de trabajo y el abono de los salarios de tramitación en caso de estimarse el despido nulo. Esta sentencia, a pesar de haberse dictado por un Juzgado de Primera Instancia, sienta antecedentes en tanto las cuestiones prejudiciales emitidas por el Tribunal de Justicia Europeo han sido las determinantes en gran medida para obtenerla.

Los despidos practicados sobre trabajadores en situación de incapacidad temporal, que previsiblemente se alarguen en el tiempo, y que puedan ser considerados como discapacitados, cuentan ya con una protección contra el despido mucho mayor que la que la actual doctrina jurisprudencial española le venía garantizando, en la que exclusivamente se estimaba la improcedencia del despido en caso de probarse que el motivo real de éste era la situación de enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *